Un tren francés logra el record mundial de velocidad al alcanzar los 574,8 Km/h (2007)

Print Friendly, PDF & Email

El 3 de abril de 2007, hace cuatro años, el TGV francés logró un hito histórico al alcanzar los 574,8 km/h sobre vía tradicional, lo que le hizo valedor de ser el tren más rápido del mundo, al mismo nivel que su principal competidor, el Maglew de tecnología germano-nipona que se sustenta sobre un monorraíl magnético.

Este TGV excepcional fabricado por Alston para la compañía SNCF es todo un veterano de los ferrocarriles franceses ya que aunque ha experimentado una continua evolución, entró en servicio por primera vez en 1981. Veintiséis años después y gracias a una inversión de 30 millones de euros el “Train à grande Vitesse”, como es conocido en Francia, logró alcanzar el record mundial de velocidad con un convoy formado por dos locomotoras que suman 25.000 CV de potencia y tres vagones de doble piso dotados de eficientes mejoras aerodinámicas.



Foto: absoluteastronomy.com

El lugar escogido para este record mundial fue el punto kilométrico 194 en la línea ferroviaria que une las localidades de Estrasburgo y París, entre las estaciones de Lorena y Mouse, a 200 km de la capital gala. El acontecimiento fue televisado en directo por la televisión pública francesa y emitido simultáneamente en Internet. Fue declarado de interés nacional y fue seguido con enorme expectación como símbolo del orgullo poderío galo.

La gesta fue todo un éxito que se celebra cuatro años después. La fuerte inversión realizada quedó rentabilizada gracias a su enorme repercusión internacional y a los contratos que

se consiguieron a partir de entontes tanto en China, con la creación de 10.000 KM de líneas ferroviarias, como en California, donde la orografía del terreno es muy similar a la francesa y donde incorporar el TGV francés supuso la apuesta idónea.

 



Deja tu comentario