Los “scratches” y la criminalización de la protesta ciudadana por el Partido Popular


“En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad humana, ninguna tiranía puede dominarle”. Mahatma Gandhi

pah-logoEn este año 2013 estamos viviendo una situación que seguramente supondrá un punto de inflexión en el rumbo de nuestra sociedad de cara a las próximas décadas. Tanto a nivel foral como estatal e incluso europeo, la crisis y sobre todo las políticas de recorte y defensa de los poderes económicos y financieros por encima de las necesidades del 90% de la ciudadanía están abocando a las personas a una situación realmente difícil. Con unas tasas de paro desconocidas hasta la fecha, con un tercio de las personas en el paro sin subsidio de desempleo y con unas prestaciones y servicios públicos en proceso de desmantelamiento, la gente está encontrando serias dificultades para hacer frente a sus necesidades básicas: para mantener sus viviendas e incluso para comer.

En este contexto muchos hemos despertado y nos hemos unido a otros que llevan años peleando por la justicia social. Juntos hemos asumido nuestra responsabilidad como ciudadanos y ciudadanas y hemos tomado conciencia de nuestros derechos y obligaciones, la primera de ellas, luchar por defender nuestro futuro y el de nuestros hijos e hijas.



La cabeza de la manifestación llegando a la Plaza de los Fueros.
Foto: www.riberadenavarra.es

En una sociedad que parecía adormilada han aparecido movimientos sociales que han recuperado la dignidad de la sociedad y que han marcado el rumbo de la misma con reivindicaciones de sentido común: más democracia y participación ciudadana, persecución inmisericorde de la corrupción, fiscalidad justa y derecho a la vivienda entre otros.

Han sido las PAH en todo el Estado quienes con más esfuerzo, dedicación y entusiasmo han luchado por darle un sentido real a

este derecho a la vivienda digna. Desde hace más de un año en la Ribera (y muchos más en otros lugares como Catalunya), hemos trabajado con personas que han sido estafadas por los bancos, que estaban o han sido acosadas por las entidades con amenazas de ser expulsadas de sus viviendas y a las que una ley injusta, que permite a los bancos quitarles sus viviendas y dejarles con una deuda de por vida, les negaba su futuro y el de sus familias.

Hemos negociado con los bancos, hemos informado a la sociedad, hemos impulsado movilizaciones masivas en contra de una ley hipotecaria criminal, hemos redactado mociones en ayuntamientos y parlamentos autonómicos, hemos recogido un millón y medio de firmas a favor de una ILP que defiende la dación en pago retroactiva, el alquiler social y la paralización inmediata de los desahucios. Se ha logrado que el 90% de la sociedad apoye las reivindicaciones de dicha ILP.

Hemos recorrido todos los caminos existentes en el sistema con el objetivo de parar esta vergüenza para nuestra sociedad, ya que mientras la banca acumula viviendas vacías, familias enteras son expulsadas a la calle.

Llegados a este punto, los 185 diputados y diputadas del Partido Popular y los de otros grupos que no han definido su voto (UPN, UPyD, etc.) tienen en su mano sacar adelante las propuestas de la ILP. Y por el momento piensan votar en contra y cercenar las reivindicaciones que apoya el 90% de la sociedad, sustituyéndolas por sus propuestas que resultan insuficientes y tramposas y que de nuevo están al servicio de la banca

Frente a la disciplina inquebrantable de voto de sus señorías, ¿qué tiene que hacer una sociedad madura? ¿Ser elegidos cada cuatro años les da carta blanca a los representantes de la ciudadanía para actuar de espaldas a ella?

Ante ello las PAH iniciamos la campaña de “scratches” (término acuñado en Argentina) como método de información y visualización de que quienes tienen en su mano acabar con este crimen de los desahucios, esas cerca de 190 personas, PUEDEN pero NO QUIEREN. Son acciones de señalización pública y pacífica. La gente debe saber quiénes son las personas que votan que no a la dación en pago y que votan que no a parar los desahucios. Y son personas quienes deberían votar y no partidos. Son esas mismas personas quienes ostentan el acta de diputados y no sus partidos.

Una sociedad madura vota, pero también pide cuentas, también señala a corruptos, también exige cambiar las leyes injustas. Esta sociedad está demostrando que asume la parte de la responsabilidad que tiene.

Ante la presión social, el partido Popular ha decidido criminalizar a las Plataformas y por ende a los afectados y afectadas por los desahucios y al conjunto de la sociedad que reivindica un cambio profundo de la Ley Hipotecaria (recordemos que es en torno al 90% de la sociedad española). Nos llama filoetarras, nos imputa acciones que no han sucedido, esconden imágenes que demuestran la pulcritud de nuestros actos. Decía un ilustrado francés (para que no nos tilden de dogmáticos intelectualmente) que “Sólo hay un arma más terrible que la calumnia: La verdad”.

La verdad es que son ellos quienes han traspasado todas las líneas rojas de la decencia, quienes están anteponiendo la defensa numantina de su partido frente a las necesidades vitales de la ciudadanía, quienes han optado por criminalizar a los y las que defienden la dignidad de todo un pueblo, al que además están convirtiendo en el “hazme reír” de toda Europa.

Las circunstancias y el sufrimiento nos están haciendo madurar como sociedad en el sentido más puro de la palabra. La solidaridad, el esfuerzo ciudadano y la lucha por los derechos de todos y todas es algo que la gente siente cerca, es algo de lo que las personas se sienten orgullosas.

Quienes no comprenden todo esto, tendrán que valorar si dedicarse a insultar, injuriar y criminalizar a quienes nos dedicamos a defender los derechos y la dignidad de todas y todos, es lo más inteligente y oportuno por su parte.

La verdad es un arma más terrible que la calumnia, y la verdad es que unas 190 personas tienen en su mano acabar con tanto sufrimiento.

PUEDEN, PERO NO QUIEREN, al menos… por el momento.

 



Deja tu comentario